¿Qué es la Terapia Nutricional?

La terapia nutricional es la aplicación científica de cómo la comida, los nutrientes y el estilo de vida puede afectar nuestro bienestar, siempre basada de las últimas investigaciones científicas. Usando un conocimiento profundo de la bioquímica, el objetivo de los terapeutas nutricionales es reconocer donde ciertos factores externos (forma de vida, alimento, ambiente) pueden afectar adversamente a nuestra salud y esforzarse para corregir estos desequilibrios con programas nutritivos y, en caso necesario, los suplementos nutricionales.

Los terapeutas nutricionales manejan a cada cliente como  un ser individual, reconociendo que somos todos bioquímicamente únicos y como tal, nuestras recomendaciones dietéticas y del estilo de vida también son únicas.

Actualmente, estamos saturados de información y es fácil confundirse sobre lo que debemos, o no debemos, comer. Para agregar a la confusión general, la “dieta perfecta” que funcionará para todos, no existe. Puede que lo que funcione para una persona no funcione para otra y esta individualidad es el corazón de la filosofía de la terapia nutricional.

La terapia nutricional puede ayudar en un amplio rango de problemas de salud, no importa si quiere simplemente “sentirse mejor” o aliviar ciertos síntomas. Usando una amplia gama de herramientas para evaluar y para identificar potenciales desequilibrios nutricionales para entender cómo éstos pueden contribuir a los síntomas, este método permite a los terapeutas nutricionales trabajar con los individuos para ayudar al cuerpo para mantener una salud optima. La terapia nutricional es una medicina complementaria reconocida y es relevante para los individuos con condiciones tales como fatiga o energía baja, malestar digestivo e síndrome de intestino irritable entre otros, o simplemente para aquellos buscando mejorar su salud y bienestar.

La terapia nutricional nunca debe ser utilizada como reemplazo del consejo médico convencional y, una vez autorizado, el terapeuta mantendrá siempre la comunicación con el profesional médico de sus clientes.

Análisis

Aunque no siempre es necesario, análisis funcionales a través de laboratorios británicos, españoles o estadounidenses pueden ayudar a identificar los desequilibrios y enfocarnos en un programa de salud individual. Repetir los análisis es también de gran importancia durante el tratamiento para controlar el progreso de los clientes y ver si es necesario o no, modificar la programa.

El modelo de medicina funcional

El modelo funcional es una forma de abordar la salud atendiendo a la persona en su totalidad y no solo como un grupo de síntomas aislados. Mientras la medicina moderna convencional ve al paciente según los síntomas que presenta, el modelo funcional pretende mirar al cliente en su conjunto, teniendo en cuenta la totalidad de su historial de salud, desde la pre-concepción hasta el día de la fecha.
De esta manera se crea una relación sólida entre terapeuta y cliente que sirve de puente para que tanto  antecedentes y/o desencadenantes sean  tomados en cuenta en la evaluación de los desequilibrios subyacentes que pueden estar ocurriendo. De esta forma, la medicina funcional apoya la expresión única de salud y vitalidad de cada individuo.