Debe seguirse el consejo médico en todo momento. La terapia nutricional no pretende ser un sustituto de la atención médica primaria o tratamiento y un terapeuta nutricional tampoco tiene permitido diagnosticar condiciones médicas. Con su permiso, siempre se le remitirá a su médico si se considera necesario.